lunes, 16 de marzo de 2009

V. C. no es el baño, es Jukka Santanen


Skweee -un ritmo de origen nórdico que, al parecer, está dando mucho de qué hablar últimamente-, fue definido por Mrs. Qaeda (uno de sus practicantes) como “música que captura pura emoción”, “música áspera y de baja producción que te hace sentir algo”. (No deja de ser curioso que, a pesar de su origen nórdico y “carapálida”, los dos géneros con los que los compara Mrs. Q sean el blues y el primer Hip-hop.)

* * *

El caso es que la música de V. C. sí que me hizo sentir algo. Es un sonido cercano, de dimensiones modestas (a pesar de su complejidad), siempre tangible y lleno de texturas. Radicalmente sintético, pero más bien cálido. Música de baile áspera pero seductora: no me pude estar quieto, aunque fuera un pie tenía que llevar el ritmo.

* * *

Los artistas que, como V. C., hablan poco, me producen más confianza que los parlanchines. Le hice algunas preguntas después de su toque en Chandal; sus respuestas fueron escuetas y directo al punto.

Pregunta 1: “Tu música tiene muchos elementos y pareciera que todos ocuparan un mismo nivel, que no hubiera una jerarquía.”

Pregunta 2: “¿Qué música escuchas?”

Pregunta 3: “Tu música es muy seca (no tiene "eco”), ¿por qué?”

Pregunta 4: “Combinas el hardware y el software con mucha naturalidad. ¿Tienes alguna preferencia al respecto?”


-Domingo